"... cuando menos te lo esperas"


Hay un montón de expresiones que utilizamos a menudo y que suelen emplearse de la misma manera en otras lenguas. Las tenemos tan integradas que las decimos convencidos de que son verdad, sin plantearnos de dónde vienen o por qué todo el mundo tiene asumido que realmente son ciertas. Una de ellas es "Las cosas vienen / llegan cuando menos te las esperas", que seguro que has dicho, oído o leído cientos de veces. Pero... ¿te has planteado alguna vez por qué es así? ¿Por qué las cosas que deseas llegan cuando quizás ya ni pensabas en ellas?

Pues precisamente por eso... ¡porque ya no pensabas! No sé si leíste o recuerdas la última entrada que escribí en el blog (Llenos devacío). Hablaba de cómo el Universo, Dios, la Energía Universal, etc., cubre todas tus necesidades igual que lo hace con cualquier otro ser vivo, ya que su Esencia, que es la Vida, consiste precisamente en cuidar, proteger y suministrar a sus "hijos" todo lo que necesitan para crecer y desarrollarse. Los humanos hemos perdido nuestra conexión con esta Esencia, por lo que tenemos la sensación de que debemos esforzarnos y luchar para conseguir cualquiera de las cosas que necesitamos, pero los animales, en cambio, siguen su instinto y siempre saben cómo han de actuar y en qué momento para alimentarse, procrear, protegerse, etc. Y este instinto es precisamente lo que los conecta con esta Fuente de Vida, que es la misma de la que provenimos nosotros...

Pero los humanos sabemos más... lo sabemos todo... queremos dirigir nuestras vidas, guiados solamente por un ego que cree que posee el conocimiento absoluto sobre lo que es mejor para cada uno... Y así nos van las cosas...

Así pues... ¿por qué lo que necesitamos / deseamos aparece cuando menos lo esperamos? Pues precisamente porque cuando dejamos de pensar en ello, de obsesionarnos con la idea de que lo queremos tener, estamos apartando nuestro ego y dejándolo en manos del Universo (sustituye el nombre por el que quieras)...

"... Porque el Padre sabe que necesitáis antes de que se lo pidáis" (Mateo 6, 8)... ¿Y eso qué quiere decir? Pues porque las dos características principales de esta Vida, de esta Esencia que promueve el crecimiento de cada uno de nosotros en todos los sentidos, son la Inteligencia Universal y el Amor Universal, las dos fuerzas que permiten que cualquiera de sus creaciones crezca y se expanda... Como ya sabes y he dicho en muchas ocasiones, como seres energéticos que somos, todos vibramos y emitimos nuestras propias frecuencias igual que el sonido o la luz... Cualquier necesidad real que tengamos (no un capricho del ego) está impresa en esta frecuencia con la que vibramos.

"Pedid y se os dará" (Lucas 11, 9) es un versículo de la Biblia que se ha acabado convirtiendo en una expresión popular que también usamos a menudo, pero en este caso no todo el mundo está tan convencido de que sea cierta... la gente pide, pero ¿cómo? Rezando, implorando a Dios... pero a un Dios equivocado y de una manera equivocada... Ahora no voy a entrar en una discusión sobre la religión católica ni la malinterpretación o la manipulación de la Biblia, pero creo que ya conoces bastante bien mi opinión sobre el tema... Ni Dios es un ser todopoderoso externo a nosotros, ni espera que le recamos y le adoremos continuamente, ni nos concede las cosas que queremos por mucho que le ofrezcamos sacrificios o le hagamos promesas a cambio...

Cuando pedimos / suplicamos / imploramos desde la carencia, sintiendo que lo que queremos no lo tenemos pero lo deseamos, ¡estamos imprimiendo esa sensación en nuestra vibración energética! Emitimos "señales" de "me falta...", "no tengo..." "necesito..." y por tanto, como cualquier manifestación física es un reflejo de nuestra conciencia, lo que resuena con nuestra vibración y se manifiesta es más de lo mismo... y seguimos experimentando "faltar...", "no tener..." y "necesitar..."

Muchas veces, cuando alguien reza a "Dios" pidiendo de todo corazón algo, pero lo hace confiando plenamente en que "Él" le ayudará (es decir, con una fe absoluta), es cuando suceden los milagros... Pero no porque ese "Dios" le haya escuchado y le haya concedido el deseo, sino porque en el momento en que la persona se ha rendido, ha tomado conciencia de que ella no puede hacer nada y que sólo una fuerza "superior" puede concederle lo que ha pedido, lo que ha hecho ha sido apartar su ego y dejar su "problema" en manos del Universo... Y si realmente es una necesidad, el Universo la cubre siempre de la mejor manera... y a menudo utilizando medios que el ego no hubiera imaginado nunca.

Quizás el problema principal radica en que a menudo creemos que "necesitamos" cosas cuando en el fondo sólo las "queremos"... y "yo quiero..." es la frase preferida del ego. Si realmente fuéramos capaces de confiar plenamente en que lo que necesitamos siempre estará cubierto, porque el Universo, la Fuente, etc., ya recibe todas las señales que "emitimos" de manera inconsciente, ¡no nos preocuparía absolutamente nada! ¡Sentiríamos una paz absoluta! ¡Por fin descubriríamos qué es esto de vivir "el Cielo en la Tierra"!

Cuesta, sí... pero que cueste no significa que no sea posible... De hecho, en la vida las cosas que más cuestan son las que más valen la pena. Durante años he leído historias de personas que un buen día se rindieron porque ya no podían más, que llegaron a este punto de "dejarlo todo en manos de Dios"... y entonces se produjo el milagro y todo cambió prácticamente de un día para otro... Siempre eran personas lejanas, desconocidas, a las que no podía evitar admirar porque habían conseguido algo que a mí me resultaba imposible ¡por mucho que estaba convencida de que las cosas realmente funcionan así! Pero ahora te hablo en primera persona. Ya no es una teoría ni te estoy hablando de cosas que he oído o he leído... Ahora lo he vivido en mi propia piel y aunque a ti yo también te pueda parecer lejana y/o desconocida, me gustaría poderte transmitir la confianza suficiente para que sientas que soy exactamente igual que tú y que si utilizo el blog o la página de Facebook para compartir contigo mis experiencias es sólo para mostrarte que al fin y al cabo, sean como sean los caminos que recorremos, si lo queremos, todos nos pueden llevar al mismo lugar... Y hablando de caminos, he empezado escribiendo sobre las expresiones populares y ahora te diré otra... "Todos los caminos llevan a ROMA". Y ahora dale la vuelta a la palabra "ROMA"... "Todos los caminos llevan a(l) AMOR". Y si nuestra Esencia es precisamente el Amor, llegar y vivir conectados con Él es lo que hace que se produzcan los pequeños y los grandes "milagros".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

M'encantaria conèixer la teva opinió! Anima't a escriure!
¡Me encantaría conocer tu opinión ¡Anímate a escribir!